fbpx

Verdaderamente da pena la forma en la que la burocracia del Ministerio de Educación Pública trata a las personas dedicadas a la docencia. Las compensaciones por los excelentes y los puntos de carrera profesional no son un regalo ni una prebenda. Son un derecho. La Fundación es fiel defensora de los derechos humanos, incluído el derecho al salario.

Así las cosas, aunque no somos enemigos del MEP (que es otra de las grandes instituciones de Costa Rica) no vamos a permitir que se humille a profesionales que dan todo por la educación, y que llevan sobre sus hombros la carga de la calidad de vida que tendrán las nuevas generaciones de Costarricenses.

 

Al igual que hemos hecho durante ya muchos años en los temas de salud, mientras existan listas de espera para que una maestra unidocente pueda recibir los beneficios que por ley le corresponden, Derecho sin Fronteras estará presente para velar porque esos derechos se cumplan a cabalidad, aunque tengamos que iniciar setenta y siete mil juicios contra el estado.

Docentes: AQUÍ ESTAMOS.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *